viernes, 30 de noviembre de 2007

Bartolomeo y Leíto en Buenos Aires




¡HOLA AMIGOS, ESPERO QUE TODOS ESTÉN MÁS QUE BIEN! ¡Póngansen cómodos y estén con los ojos atentos, esta semana se vino de lo más movida!

1) Lunes - Lectura en Bartolomeo:

Fui a la lectura que realizaron los chicos de la revista La Guacha en el café literario de Daniel Grad. Lo mejor de la noche: Griselda García, Soledad Castresana y Claudio Lomenzo. Una mala: Daniel hizo las preguntas que nunca nadie termina de comprender e hizo que todo se alargara hasta la agonía. Una buena: No se puso el jardinero de jean, en cambio lució un look tipo "chico-boy-scout".

La verdad es que le pone onda, trabaja muchísimo en su café. El público hacía preguntas y él iba de lo más amable correteando por el lugar, micrófono en mano, para que todos escuchemos las preguntas y los participantes de la mesa, sus respuestas. El Niño Relámpago estuvo presente, se río mucho, tomó su café con leche acostumbrado y pasó desapercibido, que es lo que más le gusta. Luego partió sin que nadie se diera cuenta y sintió, más allá de las preguntas que a nadie le interersan, que fue una buena noche de poesía. Hubo un evento musical: Justo llegué cuando una chica estaba cantando mientras tocaba la guitarra. Desafinaba demasiado, pero todos le prestaban mucha atención. Creo que fue porque ella era muy linda y alcanzaba con mirarla nomás, para que todos nos olvidáramos de sus errores.

2) Leíto vino del Sur:

Mi mejor amigo, Leonardo, hace un año y medio se fue a vivir a Río Gallegos. La ciudad ya no es la misma sin él. Siempre lo estoy extañando y bueno, la vida tal vez se trate un poco de eso. Yo lo quiero mucho, es difícil encontrar amigos tan geniales como él. Vino por una semana, nada más, el martes se está volviendo hacia las tierras de la desolación, donde todo es frío y viento. Ojalá que algún día regrese, ya no son iguales esas tardes de sol, cuando íbamos a la costanera en bicicleta, o pasábamos el día de paseo y de compras, y nos reíamos por nada y hablábamos sobre la vida. Mi amigo Leonardo es el mejor amigo del mundo. Y cuando se vaya el martes, lo extrañaré de nuevo una vez más, hasta la próxima vez.

Bueno, amigos, esto es todo por hoy. En realidad, quedaron muchas cosas por contar, pero lo haré en próximas entradas. No quiero que se diluya el café del lunes y la llegada de mi amigo. Les dejo un abrazo y que este fin de semana que recién comienza nos encuentre a todos más que radiantes. Casi felices.

PD: Agenda para Hoy:

* Por la tarde - Academia Nacional de Ciencias.
* Por la tardecita - Presentación del libro "La ciudad de los tísicos" de Abraham Valdelomar, en el Centro Cultural de la Cooperación, a las 19:00 Hs. Editorial Sigamos Enamoradas (¡¡¡Encuentro con las chicas!!!).

* Por la noche - Tal vez ir a bailar a América, todo depende de lo cansado que esté o no esté.

Hasta pronto!!!!!!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Ansío saber, más que de donde viene, hacia donde va el niño relámpago!
Sospecho que se escabulle para que no le hablen mucho, no porque ande apurado por la vida...

Teto dijo...

¿Anda triste el Quique? ¡No te pongas así! ¿Para cuándo la historia del Niño Relámpago?

Enrique Solinas dijo...

Estimado Anónimo, tal vez Usted tenga razón. Es uno de los síntomas típicos: contemplación de la belleza absoluta. Después te quedás así, con pocas ganas de hablar y escapándote de la gente!!!

Teto: Creo que la tristeza me resulta constitutiva. La Historia del Niño Relámpago, pronto, en los mejores cines!!!

Ana dijo...

Henri, qué lindo tenerte más a tiro con este blog.
Yo quiero ir a bailar con vos, invitame, vamos!!